Mare Nostrum

Mare Nostrum es un rpg que se desarrolla en la antigüedad. Tienes la oportunidad de ser un filósofo de la antigua Grecia, un bárbaro galo, un escriba egipcio o un emperador romano. Cambia la historia y se parte de ella.
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Banquete, sorpresas en bandeja de plata

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
SED
Noble


Cantidad de envíos : 58
Fecha de inscripción : 31/03/2008

Hoja de personaje
Edad: 20
Sexo: Masculino

MensajeTema: Banquete, sorpresas en bandeja de plata   Jue Mayo 29, 2008 8:59 am

Sed había estado desde el amanecer corriendo de aquí para allá, no había parado en ningún momento. Todo debía estar perfecto, sin ningún detalle que pudiese avergonzar a la reina, todo debería ser completamente perfecto y preciso.

Para Sed era la oportunidad perfecta, le encantaba compartir con los sirvientes, eran tan graciosos y alegres, le encantaba ese mundo de risotadas y reverencias. Siempre había admirado su poder, a pesar de ser pisoteados todos los días los sirvientes siempre tenían una sonrisa gigante. Los empleados se agachaban a reverenciar a Sed, pero como este pasaba tan a prisa para revisar cada pequeño detalle que termino por decirles que no hicieran ninguna reverencia, si no se les iría todo el día en saludarlo y no en trabajar, un saludo al día era más que suficiente. Excépticos los sirvientes comenzaron a aceptar la presencia de Sed en sus vidas, comenzaron a soltarse y compartieron todo el día entre comida, bandejas, telas gigantes, cortinaje pulcro, chistes de mal gusto, risas, estatuas que debían ser pulidas y una Nefertari más nerviosa que todos los invitados juntos.

La reina revisaba incansablemente las listas, había ido a cada casa, para conocer personalmente a todas las jovencitas que estarían en elbanquete, había invitado a las familias nobles con hijas en edad de casarse y que no estuviesen comprometidas, para despistar invitó a un par de familias más, pero su intención principal era llevar el amor al corazón de su primo, se sentía responsable de él, de su supuesto sufrimiento, sin saber las oscuras intenciones del alma podrida de su primo.

Cuando ya era demasiado tarde, todo estaba listo, Sed estaba hecho un asco, había trabajado demasiado y necesitaba arreglarse para presentarse en la alta sociedad, más que más ese banquete también era para él, los nobles deberían empezar a llamarlo Faraón. Cuando Nefertari lo vio, no pudo aguantar la risa y también la ternura, Sed se había esmerado demasiado en todo. Lo ayudó a vestirse, después de que se diera el baño más necesario de su vida. Le puso una capa roja, amaba ese color, le adornó el traje, y puso en los brazos de Sed, unas muñequeras de su padre.

Sed miró profundamente a Nefertari, sabía que esto era algo que lo emocionaba mucho, sabía el amor que tenía Nefertari por su padre, y que la reina compartiese algo tan importante con él, le alegraba el corazón.
Intentó decirle algo bello para guardar el momento, pero la reina estaba demasiado inquieta...
-"NEFERTARI!!", gritó Sed
Desconcertada la reina se giró para verlo
-"Te amo, te amo demasiado, eres mi niña, mi razón de vivir" y dejó caer un tierno beso y un fuerte abrazo.

Nefertari se emocionó, era tan lindo todo, todo era perfecto, sus dudas se alejaban, pero ni Umma ni Herihor permitirían que las interrogantes de Nefertari se fuesen tan rápido...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Herihor
Noble


Cantidad de envíos : 9
Fecha de inscripción : 28/04/2008

Hoja de personaje
Edad: 23
Sexo: Masculino

MensajeTema: Re: Banquete, sorpresas en bandeja de plata   Vie Mayo 30, 2008 6:53 am

Estuvo todo el día observando desde su habitación, como Sed se revolcaba con la servidumbre y como su prima ordenaba todas las cosas. Le daba asco ver la situación...
-"No soporto ver a mi prima con esa escoria, mezclándose con los esclavos. ¿Y se supone que es esa basura la que gobernará Egipto?- Dijo a su tía Umma quien entraba en su habitación.
-"Esa niña está embobada con ese miserable, no sé que le ve...necesita a alguien que la dome!!-dijo la tía
-"Y ese seré yo, aunque tenga que tenerla encerrada de por vida"-Dijo con voz seca el arrogante soldado, mientras pulía su armadura.
-"Tampoco tienes que ser tan severo joven sobrino, de seguro que apretando un poco la joven reina te obedece como la fiel esposa que será"- Dijo Umma con un extraño tono, miraba a su sobrino con una mirada extraña, una mirada que no debía tener una tía.
-"Eso lo veremos en el camino, ahora...una pregunta que me tiene un tanto preocupado. Si mi joven prima Nefertari, llegase a digámoslo, perder la cabeza"-dijo en un tono macabramente irónico-"por ese bastardo, ¿¿la siguiente en la línea real sería mi prima Hatneferer verdad??-
-"Claro, pero Hatneferet es demasiado jovencita, y...Nefertari no perderá la cabeza por ese Sed, tenemos que hacerla entrar en razón"-dijo no muy convencida-"Ahora si la pequeña Hatneferet no pudiese tomar el cargo, yo sería la siguiente en la línea real"- Dijo la tía con un ligero toque de rubor en las mejillas. Su sobrino despertaba cosas que ella hace mucho no sentía. Una fuerza salvaje que no podía contener.

El soldado se puso de pie, dejó la armadura a un lado y se acercó a su tía.
-"Hay sacrificios que estoy dispuesto a hacer, y creo que tú también Umma...y también hay ciertas bajas que podemos tolerar"-comentó esto acercándose mucho a su tía, casi hablándole al oído. Conocía muy bien su encanto, muchas mujeres de una noche había caído a sus pies, y una vieja mujer con el vientre de roca, no sería un gran obstáculo.
Umma por su parte, se sentía jóven de nuevo, si bien era una mujer que ya iba de salida de los 40, guardaba aún un misticismo en sus ojos. Se estaba dejando llevar por una pasión enfermiza, sentía los mismos rubores de cuando era una quinceañera. Herihor se desnudó delante de ella:
-"Tía, puedes ayudarme a vestirme...como cuando era pequeño". Dijo con un tono sensual y altivo de voz. Umma no podía negar sus deseos, de seguro estaba loca, emborrachada de todo eso, de ese aroma a hombre. Lo vistió, y cuando fue a colocar la armadura estuvo a pocos centímetros de la boca de Herihor...dudó, su respiración era agitada, la del jóven general era fuerte, como la de un macho cabrío.
-"Tú, me das lo que yo quiero...y yo te doy lo que tú quieres"- Dijo el joven, al tiempo que devoraba los labios de la mujer, la cual ardía por dentro. Se dejó llevar por su frenesí carnal, para Herihor esto no era más que uno de los sacrificios con los cuales debía lidiar, no le importaba encamarse con su tía si era necesario...después de todo cuando fuese faraón ninguna mujer podría resistir a su poder.
Umma, cayó de rodillas al piso, aún ardiendo...se arrastró hasta el joven y le besó los pies, sin decir nada...no podía perder esta oportunidad, volvía a sentirse viva, a sentirse mujer...algo que había dejado de lado por casi toda su vida. Salió corriendo de habitación de Herihor, sin mirarlo y aún ruborizada. El general juntó toda la saliva que tenía en su boca y escupió todo el líquido, llenó una copa con vino y se enjuagó la boca, para luego escupir el vino.
-"Maldita vieja, estás más seca que las piedras de Saqqara"- Se puso la espada al cinto y caminó con paso seguro, al tiempo en que iba practicando una sonrisa para recibir a los aburridos invitados, al tiempo que fingía ser amable con Sed y callar sus deseos de estrangularlo.

Los invitados iban llegando y la fiesta no dejaría a nadie sin sorprender...el juego comenzaba, ni Nefertari ni Sed sabían a lo que se enfrentaban, la ira de un hombre sin alma
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Umma Amarat



Cantidad de envíos : 10
Fecha de inscripción : 28/04/2008

Hoja de personaje
Edad:
Sexo:

MensajeTema: Re: Banquete, sorpresas en bandeja de plata   Sáb Mayo 31, 2008 1:05 am

Cuando salió de la habitación de su sobrino, no sabía que hacer...sentía que su corazón se le iba a salir por la boca. Vió a un sirviente pasar con unas toallas húmedecidas y le pidió una para quitarse el rubor de las mejillas. Sentía una fiebre en su vientre como jamás había sentido...deseaba a su sobrino, de una manera enferma.
Fue a su habitación, se arregló el maquillaje y se dirigió hacia el salón principal debía hacer compañía a Nefertari. Sed saludaba cordialmente a los invitados, al tiempo que Nefertari destacaba los bellos dones de las hijas de los presentes. A Umma esta situación le hacía sentirse mal, veía que la reina y el jóven se llevaban excelente, eran uno para el otro, pero no podía permitir que sus sueños se fuesen a la basura, toda la vida se había estado postergando como mujer...ahora tenía a alguien que la quería, en teoría, y ella guardaba en sus manos el poder para atrapar para siempre el amor de un jóven.

Pronto el palacio se lleno de gente, y de sirvientes vueltos locos de aquí para allá, Nefertari examinaba a las chicas una por una, mientras Sed aguantaba el espanto que le producía ver nobles no tan nobles. Todos lo saludaban con una cordialidad tan falsa que él les respondía de la misma manera, pero con un dejo de amargura para que los patéticos invitados no le volviesen a dirigir la palabra. Umma se acercó poco a poco a Sed, y le dijo en voz baja:
-"¿¿Tú crees que a Nefertari le hace mucha gracia que tú saludes a estos nobles de una manera tan arrogante??...Ellos son muy importantes, ¿Acaso quieres que Nefertari sufra cuando los nobles critiquen tu manera de actuar?"-
Sed se sintió un tanto incómodo, él era como era y nada ni nadie podía hacerlo cambiar y menos unos nobles hipócritas que lo saludaban como si lo conocieran de años atrás. Pero la nobleza y el reinado de Nefertari era algo que no podía olvidar, quizás debía comportarse más a la situación...dudó unos segundos, pero un sirviente fue a llamar a Umma.

Umma fue donde el sirviente le había dicho, y se encontró con Herihor. Este le pidió que lo acompañase mientras bajaba por las escaleras y se presentaba en sociedad. Umma accedió muy emocionada y tomó a su sobrino del brazo. Cuando iban bajando los escalones, Herihor le dijo en voz baja y sin mirarla a los ojos:
-"Sería un honor bajar por estas escaleras a su lado siendo faraones, mi dulce tía"- Sabía manipular a todos y a todo. Umma se sonrojó con el comentario y de verdad le pareció algo que podía lograrse.
Herihor se encontró con Nefertari, mientras todos los invitados lo miraban atónitos, todas las chicas del palacio sintieron el deseo irrefrenable de admirarlo, parecía una de las esculturas griegas de algún dios. Nefertari junto a Sed, se acercaron a Herihor y fueron familia por familia presentándose. Primero a su primo, recalcando su grado militar y sus valientes hazañas, luego a Sed, lo presentó como a su nuevo ministro de confianza, su consejero privado, y para terminar como su prometido. Todo el palacio aplaudió la noticia de que la reina hubiese encontrado el amor, todos los presentes desconocían las peripecias de la pareja, pero recibieron a Sed de una excelente manera. Umma miró a Herihor y vio como los ojos de este ardían, dándole un aire de demonio que le pareció totalmente seductor...el jóven soldado la miró y le dio una pequeña sonrisa...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nefertari Merienmut
Reina


Cantidad de envíos : 85
Fecha de inscripción : 22/03/2008

Hoja de personaje
Edad: 17
Sexo: Femenino

MensajeTema: Re: Banquete, sorpresas en bandeja de plata   Sáb Mayo 31, 2008 1:39 am

Nefertari estaba nerviosa esa noche. Sabía que era un día importante, no sólo por su primo, sino porque iba a presentar a Sed como su prometido. Era curioso, nunca habían hablado de casarse, ni él se lo había pedido, pero era tan lógico y normal que fuera así…
Mientras recibía los invitados trataba de introducir a Sed en las conversaciones de modo natural. Notaba que a Sed le disgustaba en cierto modo aquella gente, pensó en que quizás fue un error aquella celebración. Quería que Sed se lo pasara bien aquella noche, era su primera vez en aquel ambiente y le parecía una ocasión importante.
Analizaba con minuciosidad a todas las chicas de la sala, debía de asegurarse de encontrar a la adecuada. A algunas las interrogaba con curiosidad, sin importarle demasiado lo que pensaran ellas y sin reparar en que quizás a Sed le pareciera extraño su interés por las jóvenes casaderas de la ciudad.
El ambiente en la cena era bueno, había bastante ruido, pero no hasta el punto de ser molesto o de no oír a los demás. La gente bebía y comía, alabando las riquezas de la mesa de la reina y su capacidad para crear tanta animación en las celebraciones.
Pronto apareció su primo por la puerta, con un posado elegante aunque algo arrogante y altivo. La joven con la que Nefertari hablaba dejó de conversar con la reina para mirar al soldado y lanzar un suspiro al aire. Nefertari pensó que quizás sería una joven demasiado fácil para su primo, perdió puntos.

Poco después, anunciaron su relación en voz alta y la sala entera estalló en ovaciones. Nefertari miró de reojo a Sed, de modo cómplice, mientras sentía que se sonrojaba ligeramente.
Se acercó para hablarle al oído con dulzura.
“Te amo” susurró delicadamente.
Sentía que hacía demasiado que no se lo decía. Le costaba estar más de un día sin decirle lo mucho que lo quería.
De pronto recordó a su primo. Quizás le había dolido el anuncio del compromiso, esa no era su intención. Buscó con la mirada a Herihor y le sonrió dulcemente al encontrarlo. Parecía tenso, le dolía haberle hecho daño. Se dirigió hacia él.

“Herihor, tengo que presentarte a alguien…”dijo cogiéndolo del brazo y llevándolo hacia la otra punta de la sala. Nefertari no se percató de la mirada de su tía cuando la separó de su sobrino.
“Esta es Ibony, su padre es el ex-comandante que se encargó de los Hititas hace unos diez años… quizás lo conozcas. Es una chica muy guapa, ¿no crees?” dijo la reina sin disimular demasiado sus intenciones.
Ibony sonrió pícaramente al noble cuando la reina preguntó por su belleza. Era una joven realmente hermosa, bastante inteligente, pero no lo suficiente como para superar a su primo, cosa que sabía que era bueno. Su primo no era la clase de hombre que quiere a una mujer inteligente, la verdad era que prefería simple y llanamente una mujer atraciva.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hatneferet Merytra
Heredera al Trono


Cantidad de envíos : 33
Fecha de inscripción : 29/03/2008

Hoja de personaje
Edad: 16
Sexo: Femenino

MensajeTema: Re: Banquete, sorpresas en bandeja de plata   Miér Jun 04, 2008 6:12 pm

Habían pasado varias semanas desde que se había ido del castillo, y aun asi en ningún minuto se sintió libre, seguía sintiendo sobre si el peso de ser la princesa, alguien le habia abierto los ojos, era obvio que no llegaría muy lejos huyendo por que tarde o temprano su hermana la haría buscar, asi que estuvo oculta y esa misma persona le dio una única opción de libertad.

Cuando se enteró de aquel banquete le pareció la mejor instancia para aparecer nuevamente, asi que ahí estaba de pie en la entrada del salón, llevaba con un hermoso y delicado vestido celeste, confeccionado con las mejores sedas de oriente, un hermoso maquillaje y una diadema finamente trabajada.

Había atraído las miradas de todo desde que entró al lugar "Felicitaciones" dijo apenas aunque sabía que todos esperaban oír que era lo que tenía que decir, se limitó a guardar silencio mientras se dirigía hasta la única persona en el salón que debía entender en parte como se sentía, poso su mano en el hombro de su primo, quien no tenía cara de estar muy a gusto "Lo lamento, Herihor" le susurró dandole a entender que a ella tampoco le hacia gracia, pareció no notar que su tía estaba al lado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
SED
Noble


Cantidad de envíos : 58
Fecha de inscripción : 31/03/2008

Hoja de personaje
Edad: 20
Sexo: Masculino

MensajeTema: Re: Banquete, sorpresas en bandeja de plata   Vie Ene 02, 2009 10:14 pm

Sed sintió que el corazón se le paralizaba en un instante que parecía eterno. Su mano tomó la de Nefertari tan fuerte como si se aferrara a la orilla de un risco a punto de caer al vacío. Nunca en la vida había tenido tanto miedo. Sabía que si Hatneferet hablaba podía ser condenado por la opinión pública y jamás se le permitiría casarse. Un faraón no podía ser de esa manera, tan vil, tan bajo.

Se sentía con la cabeza dando vuelta, la sangre se le agolpaba en la cabeza y sentía palpitante todo, como si el cuerpo se hubiese puesto de acuerdo para abandonar sus funciones y seguir al corazón y latir, latir, latir, latir muy fuerte. Ser faraón no le importaba para nada, de hecho le daba bastante miedo no tener todas las capacidades necesarias. Pero le daba más miedo no poder estar a la altura de Nefertari. Su futuro era la de una reina, su linaje era el de la mejor, todo en su sangre, en su familia le indicaba que su deber era permanecer en esos palacios, era hija de RA. Él aparte de no poder encajar en este mundo, había caído en la tentación de una desconocida, que por los caminos que trazan los dioses en las estrellas y que se reflejan en las eternas arenas, resultaba ser la hermana de la mujer que amaba.

Miró a los ojos a Nefertari y vio la asustada mirada de su amada. Sabía que todo podía desmonorarse, nunca había tenido tanto que perder, morir en vida. Si la perdía, si todo lo que tenía se desmoronaba, no habría fuerza en este tierra como para poder darle a su corazón el impulso necesario como para poder vivir. Sin su pequeña niña, moriría...¿cómo podría sobrevivir ante el peso de la verdad, ante el peso de su linaje, de su deber, de su famila? No podía escapar con ella y vivir lejos de ahí, ese no era futuro para una reina.

Sintió miedo, más que a la espada enemiga, sabía que esto podía borrar su vida. Una sola palabra y todo podía caer...pero...no lo permitiría...algo en su pecho ardía...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Herihor
Noble


Cantidad de envíos : 9
Fecha de inscripción : 28/04/2008

Hoja de personaje
Edad: 23
Sexo: Masculino

MensajeTema: Re: Banquete, sorpresas en bandeja de plata   Dom Ene 25, 2009 6:58 pm

Herihor se dejó llevar por la reina hasta la joven Ibony, quien era realmente una mujer atractiva. Caballeroso como siempre, Herihor supo qué contestar a ambas damas.

“Lo es, efectivamente. Sin duda una mujer encantadora, pero Nefertari… ni la más bella de las mujeres puede compararse a la belleza de la hija de Ra” dijo mirándola con una sonrisa encantadora, tratando que su doble intención se cumpliera: enamorar a la joven y despertar celos en Sed.

Ibony se tomó aquello como un cumplido y obviamente no se le pasó por la cabeza tomarse mal el comentario ya que, evidentemente, ella no era nadie al lado de la faraona.

-maldito bastardo- pensó cuando vio que Sed le daba la mano a Nefertari. No iba a permitir que lo ganara, le lanzó una mirada desafiante cuando la reina se despistó.

Reparó en la presencia de Hatneferet, al parecer ella tampoco estaba entusiasmada con el enlace de la reina.
Pensó en que quizás ella podría ayudarlo, pero no estaba seguro de aquello.

Se acercó al oído de Nefertari, y le habló desde cerca, para la reina, sería entendido como que era un secreto y no quería que nadie lo escuchara, para Sed, sería un atrevimiento hacia la reina.

“Nefertari, si tratas de que me enamore de una mujer, te ruego que me perdones, pero viéndote a ti, ni la misma Hathor me enamoraría lo más mínimo.” Dijo con cierto tono de seducción.
Luego pasó a encarnar a un indefenso cordero.
“aun así, aprecio tu gesto querida prima… tiene suerte Sed de haberte enamorado antes que yo. Ojalá sepa tratarte como yo lo haría” dijo con un tono triste y abatido.

Se le daba bien usar los tonos de voz precisos en cada instante. Sabía que su prima se sentiría apenada, y sabía que Sed se sentiría provocado, aunque no lo hubiera oído, sólo por el hecho de acercarse tanto a ella. Acababa de abrirse una nueva puerta, la primera de tantas: el conflicto. Tenía muchas ideas, iba a abrirse tantas puertas como fuera posible para alcanzar el trono, tenía pensadas muchas opciones.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Umma Amarat



Cantidad de envíos : 10
Fecha de inscripción : 28/04/2008

Hoja de personaje
Edad:
Sexo:

MensajeTema: Re: Banquete, sorpresas en bandeja de plata   Dom Ene 25, 2009 7:53 pm

Umma observaba la actitud de su sobrino, tardó poco en entender lo que intentaba. Por su parte ella intentaría lo que habían hablado antes: que la bestia de ojos verdes se colara en la relación de la reina.

Se acercó a Sed, justo después de que Herihor hablara al oído de la reina.
“Ahora entiendo…” murmuró como si hablara con ella misma. Entonces se dirigió a Sed, quien la había oído. “se ve que Nefertari perdona con venganzas… al menos eso murmuran sus esclavas más próximas. Vigílala, no me gustaría que no conociéramos el padre del futuro heredero…” le dijo al joven.

La idea fue de su sobrino; hacerle creer a Sed que Nefertari, en venganza, hacía lo mismo que él con su hermana.

Justo cuando iba a alejarse de Sed, Umma volvió a darse la vuelta para añadir algo:
“Oh, Sed, haz el favor de alegrar esa cara… ¿qué impresión quieres causarle a los invitados?” dijo con un tono de voz algo agudo.

Volvió a dirigir sus pasos hacia Nefertari y le puso una mano en el hombro
“La fiesta es todo un éxito, te felicito. Tus padres se sentirían orgullosos.” Dijo sonriente, dedicándole a lo lejos una sonrisa cómplice a Herihor, para que supiera que su cometido había sido realizado con éxito.

“Herihor…pobrecito, parece algo triste” dijo señalándolo con la cabeza.
“bueno, lo importante es que tú te lo pases bien ahora, ¿vale?” dijo sonriéndole a su sobrina. “no te preocupes por él…es un muy buen hombre, lo aceptará… él sólo quiere que seas feliz. Podrías decirle a Sed que tuviera la amabilidad de animarlo un poco, entre hombres se entienden más, querida.” Dijo Umma, siguiendo el plan al pie de la letra.

Se admiraba de lo retorcido que podía llegar a ser Herihor, aquella táctica era, sin duda, digna del mejor de los militares en la más gloriosa de las guerras.

Umma no contaba con la presencia de Hatneferet, pero pensó que su sobrino ya habría pensado algo para ella.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nefertari Merienmut
Reina


Cantidad de envíos : 85
Fecha de inscripción : 22/03/2008

Hoja de personaje
Edad: 17
Sexo: Femenino

MensajeTema: Re: Banquete, sorpresas en bandeja de plata   Vie Ene 30, 2009 12:16 am

Nefertari se alegró al ver a lo lejos que su tía charlaba con Sed.
-Quizás empiecen a hacerse amigos-pensó feliz la joven.

Pronto otra joven llamó la atención de la reina, pero esta vez no era para su primo…
“Hatneferet” dijo al verla, sorprendida. La había invitado pero no esperaba verla ahí, supuso que rehusaría asistir, poniendo alguna excusa para no ir.
“Qué sorpresa” dijo acercándose a ella. “te sienta muy bien ese color” dijo sonriendo.
Sabía cómo era su hermana y le sorprendió lo madura que fue su decisión de asistir. “Gracias.” Dijo la reina. En realidad le estaba muy agradecida. La quería mucho y no quería que lo sucedido las distanciara. Siempre habían estado muy unidas y le dolería demasiado que no pudieran charlar, como lo habían hecho siempre, compartir secretos y cotilleos y ayudarse mutuamente a escaquearse de algunas tareas mandadas por su tía.

De pronto apareció una criada algo nerviosa y le explicó que habían tenido un problema con un par de invitados que, habiendo bebido demasiado, se habían empezado a pelear en el pasillo principal. La reina tuvo que ir y conseguir que se calmaran y que uno de ellos se fuera a su casa y diera por terminada la noche.
Al volver al salón se dio cuenta de que había dejado a su hermana y le apetecía hablar con ella, pero antes de que pudiera buscarla entre los invitados, su tía se le acercó

Le dio las gracias a su tía al oír que sus padres estarían orgullosos de ella, eso era algo que Nefertari siempre había intentado, y adoraba oír que lo había logrado. Deseó que sus padres estuvieran ahí para vivir con ella aquella noche tan especial.

Cuando su tía mencionó a Herihor, Nefertari miró en dirección a donde miraba su tía, ahí estaba él, algo triste, como alicaído.
-Pobre-pensó Nefertari- tiene que haber alguna buena chica en esta sala que pueda hacerlo feliz.-dijo proponiéndose encontrarla.
Empezó a pensar en jóvenes que conociera, pero sus pensamientos de celestina se vieron interrumpidos por la sugerencia de su tía.
“¡Claro! Sed es muy divertido, seguro que lo anima un poco” dijo alegre de la idea la reina.
-además, seguro que alguna chica irá a felicitar a Sed y serán inevitables las presentaciones con mi primo- se animó la faraona.

“Voy a buscarlo. Gracias tía” le dijo a Umma, y de inmediato fue a buscar a Sed, que estaba charlando con un sabio griego, que vivía refugiado en la biblioteca de Alejandría y cuyos conocimientos eran superiores a los de la mayoría de filósofos de la época juntos.

“Sed, he pensado algo… quizás podrías ir a animar a Herihor, parece algo triste hoy… ¿te parece bien?”Propuso la reina mientras tomaba del brazo a Sed con dulzura.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hatneferet Merytra
Heredera al Trono


Cantidad de envíos : 33
Fecha de inscripción : 29/03/2008

Hoja de personaje
Edad: 16
Sexo: Femenino

MensajeTema: Re: Banquete, sorpresas en bandeja de plata   Lun Feb 02, 2009 10:02 pm

Todo a su alrededor parecia formar parte de una nebulosa, las muchachas de familias nobles se le acercaron con la intencion de curiosear sobre su ausencia en el palacio, las ignoro, sus palabras parecian zumbidos en sus oidos, el odio se agolpó en su interior, no queria acercarse ni a su hermana, ni a su tía, ni mucho menos a Sed, tenia que hacer las cosas con cautela, aquello debía ser como un juego de habilidad y agilidad mental bien jugado...

Ella estaba lastimada, dolida, por todo aquel maquiavelico juego de los dioses, pero sobre todo era su orgullo el que estaba roto y pisoteado.

Anduvo alrededor del salón simplemente saludando con aire indiferente, sin siquiera poner atención a nadie, y volvió hasta Herihor sabiendo que solo el entendía lo que sentía y que el era el único que podía ayudarla a detener aquella aberración, pero sobre todo a evitar que Sed se convirtiera en el faraón "Debemos hacer algo" le susurro al oído, le hizo un gesto con la cabeza para que se alejaran para conversar, algo se les ocurriría entre los dos, sobre todo por que ambos eran posibles herederos al trono de Egipto... ahi estaba la solucion...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Matius Nauta



Cantidad de envíos : 17
Fecha de inscripción : 14/04/2008

Hoja de personaje
Edad: e perdido la cuenta
Sexo: Masculino

MensajeTema: Re: Banquete, sorpresas en bandeja de plata   Sáb Feb 07, 2009 7:45 pm

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Banquete, sorpresas en bandeja de plata   

Volver arriba Ir abajo
 
Banquete, sorpresas en bandeja de plata
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Caballero de Plata Spartan by etgovac
» Resultados y Replays Tn Clase 2 - 5º Fecha Mar Del Plata
» Pistas sobre una de las sorpresas de Capcom para el E3
» SNOT LIGA : EN BANDEJA DE ORO (opiniones y inscripciones aqui ok)
» 100 autos inscriptos para la carrera de La Plata

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Mare Nostrum :: Egipto :: Palacios-
Cambiar a: