Mare Nostrum

Mare Nostrum es un rpg que se desarrolla en la antigüedad. Tienes la oportunidad de ser un filósofo de la antigua Grecia, un bárbaro galo, un escriba egipcio o un emperador romano. Cambia la historia y se parte de ella.
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 En la habitación de la reina ((privado con Siobhane))

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Nefertari Merienmut
Reina


Cantidad de envíos : 85
Fecha de inscripción : 22/03/2008

Hoja de personaje
Edad: 17
Sexo: Femenino

MensajeTema: En la habitación de la reina ((privado con Siobhane))   Dom Mayo 04, 2008 12:11 pm

Los días iban pasando y las semillas de la duda esparcidas por su tía y por su primo iban creciendo en su interior.
A Sed no le quiso comentar nada, pensaba que ya lo había pasado suficientemente mal en el desierto como para preocuparlo de nuevo.
Los días que pasaba con él eran siempre inolvidables, pero en momentos de silencio no podía evitar cuestionarse cosas. Volvía a no tener apetito, a estar cabizbaja a veces, a querer estar a solas algunos días. Su tía se preocupaba porque creía que estaba enferma pero por más que le había insistido a su sobrina para que la viera un médico, nunca lo lograba. Siempre tenía alguna excusa que parecía convincente, pero la verdad era que sabía que ningún médico podía ayudarla con aquello.

Aquella tarde la joven monarca estaba sentada en su tocador, encorvada sobre la mesa, con los brazos cruzados apoyándose sobre la madera y la cabeza sobre sus brazos. Lloraba. Siempre conseguía evitar las lágrimas, era bastante fuerte, pero a veces no lo conseguía y se derrumbaba. Acostumbraba a pasar cuando estaba a solas.

Alguna de sus tías, seguramente la griega, que había estado de visita recientemente, había hablado con Siobhane, que siendo su ayudante personal y además teniendo conocimientos de medicina celta, sabría averiguar que le pasaba a la reina.

Alguien abrió la puerta de su habitación y Nefertari se incorporó deprisa, secándose las lágrimas aprovechando que la puerta estaba a sus espaldas y no la podían ver.
Se dio la vuelta y vio a la ex-sacerdotisa de pie en el umbral, sosteniendo algunas telas para los vestidos.

“Oh, eres tú… pasa. Sólo estaba… buscando algún perfume.” Dijo de modo poco convincente.
Sabía que Siobhane habría oído algún chismorreo por el palacio ya que los oía hasta ella. A veces entraba en una sala donde había un par de criadas cuchicheando y callaban al verla, o en banquetes algunas nobles la observaban mientras hablaban y luego miraban a su primo o a Sed.

“Son las telas que nos manda el príncipe persa ¿verdad?” dijo mientras miraba algunos frascos de perfumes que había en el tocador.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Siobhane
Criado


Cantidad de envíos : 26
Fecha de inscripción : 06/04/2008

Hoja de personaje
Edad: 20 años
Sexo: Femenino

MensajeTema: Re: En la habitación de la reina ((privado con Siobhane))   Dom Mayo 04, 2008 4:51 pm


Todos en Palacio estaban preocupados por la reina y Siobhane no era la excepción. Caminaba portando las telas que le habían otorgado los mercaderes y diplomáticos que venían de parte del príncipe persa en un intento de congraciarse con la reina de Egipto. Las telas eran suaves, delicadas, lo habían llamado seda y era una auténtica maravilla. Los tejidos eran únicos, jamás había visto nada parecido y la textura le había enamorado en cuanto lo había tocado. Había pensado en vestidos para la reina casi en el mismo instante en el que sus dedos tocaron aquellas telas, aquellas joyas que seguramente Nefertari encontraría de su agrado y quizá se animara al tenerlas.

Todo el mundo estaba preocupado por ella y los rumores se extendían por el Palacio como la pólvora. Al principio no entendía qué decían, qué era lo que pasaba, pero lentamente se había dado cuenta de lo que sucedía y el temor por la joven había provocado que Siobhane se sintiera ligeramente incómoda e inquieta porque no sabía qué podría hacer para ayudarla.

Finalmente había decidido que no era plan de atosigarla o agobiarla tal y como estaban haciendo sus familiares y esperaba que el hecho de que estuviera allí, que supiera que si la necesitaba estaba para escuchar, fuera suficiente. No podía juzgarla por estar enamorada, porque ese era el mal que había supuesto acertado para el malestar de la reina, no podía juzgarla por amar y… dioses, esperaba que todo se solucionara porque cuando entró y vio su gesto a pesar de no ver sus mejillas, a pesar de que la muchacha se recompusiera en el acto, pudo notar la turbación que había en la reina.

Entró entonces en la habitación moviéndose hacia encima de la cama de la reina para depositar las telas con cuidado y suavidad, miró a la mujer que buscaba la manera de intentar superar lo que se encontraba ahí en su interior, que buscaba no preocupar al resto y eso hizo que a ojos de Siobhane creciera aún más su magnificencia.

”Ahora os ayudo a encontrarlo”. dijo con suavidad intentando no demostrar que sabía lo que pasaba en realidad. Miró la telas y asintió ligeramente tras rozar por última vez las mismas.”Así es, creo que serán de vuestro agrado, son suaves y tienen una textura que no conocía, seguramente podrán hacer con ellas unos vestidos preciosos, abajo aún han quedado alfombras de una excelente calidad y otros regalos que os lo quieren dar en persona.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nefertari Merienmut
Reina


Cantidad de envíos : 85
Fecha de inscripción : 22/03/2008

Hoja de personaje
Edad: 17
Sexo: Femenino

MensajeTema: Re: En la habitación de la reina ((privado con Siobhane))   Dom Mayo 04, 2008 5:36 pm

La reina observó, sin acercarse a ellas, las telas. Era seda persa, un gran regalo sin duda, pero no le entusiasmó demasiado.

“Los criados saben que no recibo a nadie, por lo menos en un tiempo” dijo mirando al vacío. No quería ver a nadie, trataba de recibir al mínimo de gente posible. Las relaciones con Persia eran magníficas y consideraba al príncipe persa como a un amigo, así que sabía que no se enfadaría por no ser recibido personalmente por la reina.

“no es necesario que me ayudes a buscar nada… eres demasiado inteligente como para haberte creído una escusa tan mala.” Dijo sin apartar la vista de ese punto imaginario.
Suspiró y volvió a girarse hacia delante, hacia el tocador.
“Mi primo sigue aquí ¿verdad?” preguntó buscando la confirmación de sus sospechas.
Seguía pensando que su primo sólo quería ayudarla, aunque ella creyera que ese no era el modo. Confiaba en él, más incluso que en su tía, que sabía que no estaba siendo objetiva. Si la quería, tal como él afirmaba una y otra vez, no querría verla sufrir y si hacía que dudara de Sed, quizás era porque quería que se diera cuenta de algo.

Suspiró de nuevo.

Se hizo un silencio en la habitación.
“Siobhane… ¿qué opinas de Herihor, mi primo? Lo has visto un par de veces… me gustaría saber qué piensas de él. Se sincera por favor.” Dijo la reina jugueteando con las pulseras doradas que tenía en la mano izquierda.
Sabía que la ex –sacerdotisa era una persona de confianza y que ella seguro que le daría un punto de vista mucho más válido y nítido que el que su cabeza le daba entonces.
Era obvio que habría oído conversaciones, eso era algo que daba por hecho. Es más, posiblemente estuviera tan bien informada como ella misma, o incluso mejor.

“Y… ¿y de Sed?” inquirió ella antes incluso de que tuviera tiempo de contestar la primera pregunta“¿Qué opinas de él? Bueno, de él y de todo lo que pasó”
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Siobhane
Criado


Cantidad de envíos : 26
Fecha de inscripción : 06/04/2008

Hoja de personaje
Edad: 20 años
Sexo: Femenino

MensajeTema: Re: En la habitación de la reina ((privado con Siobhane))   Dom Mayo 04, 2008 7:53 pm

La reina estaba demasiado metida en su mundo, en su vida, en sus problemas como para apreciar el regalo. Asintió ligeramente ante sus palabras, era algo que sabía pero había creído que quizá le fuera bien ver a alguien más que a los miembros de su familia. Deslizó una vez más la yema de los dedos por la tela y después volvió su atención hacia la reina.

”Se lo diré entonces, le diré que no os encontráis bien y que quizá en la próxima ocasión podáis veros.” dijo con suavidad, intentando no parecer grosera o que se tomaba demasiadas confianzas. Ese mundo en el que se movía era demasiado diferente al que estaba acostumbrado y tenía miedo de meter la pata hasta el fondo.

Asintió suavemente ante sus palabras, no, no había creído su excusa pero tampoco quería disgustarla preguntándola directamente. Escuchó sus palabras, pensó en el hombre al que se refería y frunció el ceño sin poder evitarlo acercándose hacia ella. El que pidiera su opinión le hizo por un instante ponerse nerviosa porque sabía que era su primo, sabía que le tenía aprecio, pero había algo en él que le había hecho desconfiar desde el primer momento, no sabía exactamente el que.

Se detuvo a unos pasos de ella, de tal manera que si quería podría mirarla mientras hablaba, se apoyó en una de las columnas que finas se alzaban hacia el techo. Era algo que le había gustado de ese lugar, que le había impresionado gratamente, la forma que tenían las construcciones de elevarse como si fuera lo más normal, como si fuera lógico que hubiera piedra a su alrededor.

”No soy quién para hablar, mi señora, pero la verdad es que yo no me confiaría mucho… Son su familia y seguramente no quieran nada malo para vos, pero …” se mordisqueó el labio inferior intentando hablar de la manera más sincera posible. Lo estaba haciendo en u lengua natal porque sabía perfectamente que la reina la entendía.” No confío en él ni en vuestra tía, supongo que es porque yo no sé apreciar los cariños que os muestran.

Era la única manera que tenía de decirla que tuviera cuidado, que fuera con pies de plomo. No sabía la razón, puesto que se habían comportado bien cuando estaba ella delante pero… después vino la pregunta más difícil. Sed. No había conocido al hombre directamente, pero había escuchado los rumores. Se mordisqueó suavemente el labio inferior como siempre hacía cuando estaba nerviosa y la miró a los ojos.

”El tema de Sed es un tema complicado, mi señora… No conozco todos los detalles, pero creo que lo mejor que podéis hacer es hablarlo. Lo ideal sería que hablarais sobre lo que pasó si no lo habéis hecho ya.” el tono tranquilo, dando un consejo que seguramente ella ya sabría.”Creo que todo fue una gran confusión, ¿habéis hablado con vuestra hermana sobre ello?”

No había tenido la oportunidad de conocer a la otra persona, pero se imaginaba que siendo la hermana de Nefertari tendría que ser tan buena como ella.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nefertari Merienmut
Reina


Cantidad de envíos : 85
Fecha de inscripción : 22/03/2008

Hoja de personaje
Edad: 17
Sexo: Femenino

MensajeTema: Re: En la habitación de la reina ((privado con Siobhane))   Dom Mayo 04, 2008 8:21 pm

Siobhane, di lo que creas sin pensar si me va a ofender o no. Si quisiera que me dieran la razón, hablaría con un espejo” dijo al notar que la joven celta medía sus palabras con cuidado.
Se dio la vuelta, para mirar a la extranjera, le dedicó una sonrisa amable. Le caía muy bien esa chica. Sabía que todo aquello era nuevo para ella pero llevaba a cabo sus tareas de modo diligente y responsable, trataba de aprender el idioma y se involucraba en las cosas; aquellas cualidades eran muy respetables y lograban fomentar el aprecio que sentía hacia ella.

“Yo sé que a veces mi tía puedes ser… poco de fiar. Pero me quiere mucho y me ha educado ella, me ha criado ella, sin pedir nada a cambio. Entiendo que a veces puede resultar manipuladora, pero Herihor…” dijo algo confusa.

La verdad era que Herihor le parecía digno de confianza, pero si la celta creía que no debía de fiarse quizás debiera replantearse su actitud hacia él.
“¿Qué es lo que te hace pensar que Herihor no es alguien en quien confiar?”Preguntó con curiosidad.
“me propuso matrimonio y me dijo que me quería… aunque yo sé que no le quiero y no deseo casarme con él. “le explicó por si no lo sabía. “me dijo algunas cosas que me hicieron reflexionar sobre si Sed me quería…él dice que me lo dijo porque no quiere verme sufrir, pero no sé si es por eso o porque quiere que olvide a Sed.” dijo ella exponiendo lo ocurrido.

Suspiró otra vez.

“Creo que me da miedo hablar con mi hermana…” confesó la reina. Hacía tiempo que quería haber hablado con ella, pero la idea de que le dijera que amaba a Sed o que le dijera que todo aquello sucedió después de que Sed y ella se conocieran la frenaba. No quería volver a separarse de él, pero todo estaba en su contra.
“ A veces es tan infantil que… creo que debería ser algo más responsable. Por los dioses que la quiero, pero no quiero hablar con ella si eso significa…” dijo Nefertari mirando por la ventana, hacia el exterior.
Nefertari pensó en qué era lo que le daba miedo: si que algo les separara o que lo que les separara fuera el descubrimiento de una verdad amarga.
A veces no querer ver las cosas era lo peor que podía hacer alguien.

“Que conste que todo esto te lo digo como amiga, no como reina.” Dijo Nefertari “con lo que te pido que no dudes en decirme qué es lo que piensas de todo esto, sin suavizarlo ni decorarlo: tal como tu lo piensas”
No quería que se sintiera coaccionada. Quería que realmente le contestara lo que pensaba de todo aquello, que no tuviera miedo de contestar con naturalidad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Siobhane
Criado


Cantidad de envíos : 26
Fecha de inscripción : 06/04/2008

Hoja de personaje
Edad: 20 años
Sexo: Femenino

MensajeTema: Re: En la habitación de la reina ((privado con Siobhane))   Dom Mayo 04, 2008 9:41 pm

Escuchaba la explicación de la reina en silencio mientras la miraba a los ojos. Escuchaba porque era la mejor manera de aprender y porque había muchos detalles que no conocía, muchos que no terminaba de entender, que no terminaba de comprender. La vida de la reina era complicada, mucho, mucho más de lo que hubiera imaginado aquella vez que la vio por vez primera cuando la vasija se había roto.

La pedía sinceridad y no sabía cómo explicarla que había sido una especie de intuición, que realmente por lo que decía… por lo que decía podía imaginarse muchas cosas, incluso podía ver una especie de hilo dorado que le mostraba el posible destino que buscaban en el tapiz que era la vida de la reina pero… era su familia, supuestamente querían lo mejor para ella ¿no era cierto?

”Hay algo en sus ojos que no me da confianza, Nefertari, no se bien qué es, pero está ahí. Es una corazonada, una intuición que me lleva a desconfiar de si es verdad lo que dice o si lo hace de buena fe.” el tono era suave mientras la miraba.” Puede que esté enamorado de vos, puede que lo único que busque sea vuestra felicidad o que en cambio busque el enfrentamiento con Sed para que su camino quede libre.” se mordisqueó suavemente el labio inferior.” No le conozco lo suficiente por lo que creo que antes de dar una explicación mejor debería hacerlo… mi señora.

No le gustaba hablar sin conocer y en cierta manera lo estaba haciendo. No conocía a su tía y a su primo lo suficiente como para hablar, de la misma manera que solo había escuchado hablar de su hermana por los rumores, pero sí conocía a Nefertari y sabía que era una buena mujer, sabía que pensaría lo mejor de todo el mundo y en ocasiones ese podría ser el verdadero problema.

Tenía miedo, era normal, era su hermana, era el hombre que amaba ¿cómo podía ser de otra manera? Frunció pensativa el ceño para mirar a los ojos directamente, se mordisqueó por un instante los labios para intentar encontrar las palabras adecuadas para explicarla lo que necesitaba decirla.

”Es tu hermana, debería entenderte y deberías entenderla. Muchas veces el corazón no nos deja elección sobre quién elegimos amar, otras, en cambios, nos damos cuenta que solo ha sido un capricho.” la miró entonces directamente a los ojos.”Se que el mal que te aflige es precisamente el del amor verdadero, ese que solo sucede una vez en la vida, tu hermana debería entenderlo…

No había mucho más que decir, no había mucho más que explicar, no había mucho más que mostrar mientras la miraba a los ojos intentando que viera que era sincera.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nefertari Merienmut
Reina


Cantidad de envíos : 85
Fecha de inscripción : 22/03/2008

Hoja de personaje
Edad: 17
Sexo: Femenino

MensajeTema: Re: En la habitación de la reina ((privado con Siobhane))   Dom Mayo 04, 2008 11:38 pm

Era otra posibilidad. Después de todo, quien se casara con Nefertari sería el faraón y no será descabellado que Herihor quisiera hacerse con el poder y no con su amor, como juraba. Nefertari trató de quitarse esa idea de la cabeza, no estaba bien pensar tan mal de su primo.

La reina sonrió a la chica celta. Se alegraba de que le hubiera dicho lo que pensaba, aunque sabía que estaba nerviosa, lo sabía porque se mordía el labio cuando lo estaba.

“un capricho…”repitió la joven. “¿Y si no era un capricho?”Preguntó levantándose del taburete para sentarse en la cama, tirándose en ella.
“¿Y si mi hermana también lo quiere? ¿Qué debería hacer entonces?”Preguntó mirando a los ojos a Siobhane.

Entonces se dio cuenta de que estaba sentada encima de las telas y se levantó de golpe, como si quemaran, por miedo a arrugarlas.
Cogió una de ellas y la desdobló. Miró a la celta de reojo, sabía que esa tela le había gustado, especialmente el tacto. Era difícil que a alguien no le gustara ese tacto, era suave, casi como si sostuvieras una nube.
“Con esta tela se pueden hacer varios vestidos… podría mandar que te hicieran uno si quieres.” ofreció la joven.

La verdad era que el simple hecho de que la escuchara ya era mucho. Desde que no hablaba con su hermana se sentía algo sola y que una persona se tomara la molestia de no solo escuchar, sino también que tratara de ayudarla y solventar el problema.

“¿Qué se dice por el palacio?” preguntó mientras doblaba de nuevo la tela persa. “¿Creen que Sed me quiere? O… ¿creen que quiere a mi hermana? ¿dicen que lo suyo fue antes o después de conocerme?”
Sabía que no podía fiarse de lo que decían las malas lenguas, pero quería saberlo, lo necesitaba saber.

Volvió a sentarse en la cama dejándose caer a la vez que lanzaba al aire un suspiro. Todo le parecía demasiado complicado… quizás no debía darle tantas vueltas a las cosas y simplemente dejarse llevar. Pero eso no era lo que solía hacer. Ella no se dejaba llevar por nadie ni nada, tenía que ser plenamente consciente de sus acciones y sobretodo del fin de estas. Era una reina y debía tener voluntad propia para saber gobernar con justicia a su pueblo, al menos eso le había enseñado su padre.

En esos momentos necesitaba a sus padres, ¿Quién mejor que ellos para guiarla sobre qué camino seguir? Seguramente su madre optaría por que se dejara llevar por el corazón y su padre le aconsejaría que vigilara y que tratara de ser objetiva, que debía ser fuerte.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Siobhane
Criado


Cantidad de envíos : 26
Fecha de inscripción : 06/04/2008

Hoja de personaje
Edad: 20 años
Sexo: Femenino

MensajeTema: Re: En la habitación de la reina ((privado con Siobhane))   Lun Mayo 05, 2008 8:22 pm

Agradeció que la reina dejara apartado el tema de su familia. No por nada, simplemente porque sabía que en ciertos temas no era meterse y porque no tenía tampoco pruebas fidedignas que apoyaran sus palabras, solo era una intuición, una manera de pensar, una mirada que había provocado un enorme estremecimiento porque en los ojos de él había visto malicia, aunque con su reina la tratara con toda la delicadeza del mundo.

¿Estaría viendo engaños donde realmente no los había? ¿Estaría buscando excusas porque era partidaria de Sed más que del hombre que había recién llegado a Palacio diciendo que era el primo de ella, que la amaba cuando apenas la había visto por lo que había escuchado? Quizá fuera todo un poco.

La mirada verde de la celta siguió el cuerpo de la mujer de la habitación hasta que se tumbó sobre las telas, ajena a lo que estaba haciendo, más pensativa en sus propios asuntos que en unas telas que estaba claro que no le había hecho la ilusión que ella o el príncipe persa pensaban. Demasiado metida en sus problemas, en esos problemas del corazón que la estaban marchitando a ojos vista.

”Si lo fuera, entonces la decisión no sería de ella, ni tuya, sino de Sed.” dijo mientras la miraba a los ojos directamente.” Y creo que salvo este incidente, se puede pensar que os ama ¿no es cierto?[b]”

Fueron sus siguientes palabras las que le rompieron el hilo de pensamientos, negó con suavidad. No sabía qué era adecuado o no, pero se imaginaba que tener un vestido con ese tipo de telas rompía por completo el status de criada que era el que tenía. Se mordisqueó levemente el labio inferior porque no quería ofenderla mientras la miraba a los ojos directamente.

[b]”Os lo agradezco, Nefertari, pero no creo que sea adecuado… no soy más que una criada y vos ya habéis hecho por mí mucho más de lo que creéis”[b].

Rumores y más rumores. Había escuchado de todo por palacio, unas cosas buenas, otras cosas malas. Se movió entonces para apartar la tela y dejarla encima de uno de los baúles y terminó por sentarse junto a Nefertari. Si alguien que no las conociera las viera en ese instante seguramente pensaría que se estaban susurrando confidencias al oído como dos jovenzuelas, que realmente era lo que eran, que suspiran por amor… o mejor dicho, que una de ellas lo hacía.

[b]”Hay de todos, mi señora, pero todos ellos creo que son más por preocupación por vos que por malicia.
” dijo mientras la miraba a los ojos.”Algunos juran y perjuran que Sed os ama, en cambio otros dicen que no es más que un aprovechado que buscó tener oportunidad tanto con vos como con vuestra hermana, aunque es cierto que estos últimos son los menos.[b]” comentó mientras la miraba a los ojos.[b]”En cuanto a si fue antes o después de conoceros… yo he escuchado que fue antes, pero no puedo estar segura… sabéis cómo son estos rumores.

Seguramente lo sabía mucho mejor que ella, alguien que no estaba acostumbrada a todo ese mundillo de intrigas que podía ser un Palacio.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nefertari Merienmut
Reina


Cantidad de envíos : 85
Fecha de inscripción : 22/03/2008

Hoja de personaje
Edad: 17
Sexo: Femenino

MensajeTema: Re: En la habitación de la reina ((privado con Siobhane))   Sáb Mayo 10, 2008 3:31 pm

“bueno, quizás como... ¿regalo de cumpleaños?”Dijo sonriendo, buscando el modo de convencerla para que se quedara la tela.

“Yo creo que sí me ama. Me quiso desde que nos conocimos, y él creía que era una criada… con lo cual sé que no es el poder lo que quiere.” dijo la joven.
“Además, sé que realmente me quiere. Lo siento.” dijo ella jugando con su pelo.
Nefertari se dio cuenta de que había metido a Siobhane en una situación comprometedora y lo mejor sería dejar el tema.

“Hablo demasiado de mí” se excusó la reina. “cuéntame cosas sobre tu vida en las islas.” Pidió la reina con interés.
“¿Como era tu vida allí antes de la llegada de las tropas romanas?”Preguntó la joven.
La verdad era que apenas conocía la vida de la joven. Sabía que había sido sacerdotisa y poca cosa más. Le gustaba conocer a la gente que la rodeaba, conocía por su nombre a todos los criados del palacio y a la mayoría de guardias también. Era algo que había aprendido de sus padres.

Suponía que lo más duro había sido separarse de su familia y amigos e ir a Roma en calidad de esclava.
Se imaginaba el desconcierto de aquella gente, viéndose encerrados en jaulas como animales, llevados hasta Roma casi sin alimentarlos, no pudiendo entender una sola palabra de las que sus captores lanzaban de modo amenazante. Debió de ser un infierno.

Pensó que quizás le ayudaba hablar de su vida antes de aquello. Recordar a la gente, los lugares, sus actividades diarias… era como volver por unos minutos a aquél mundo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Siobhane
Criado


Cantidad de envíos : 26
Fecha de inscripción : 06/04/2008

Hoja de personaje
Edad: 20 años
Sexo: Femenino

MensajeTema: Re: En la habitación de la reina ((privado con Siobhane))   Sáb Mayo 10, 2008 5:05 pm

La miró por un instante entendiendo que Nefertari no iba a dar su brazo a torcer y asintió por un instante. La tela era bonita y a ella le gustaba, era cuestión de saber adaptarse a ello, imaginaba, aunque se le hacía raro recibir tantos regalos.

” De acuerdo… aunque aún faltan algunos giros de luna antes de que sea la fecha de mi nacimiento.

Escuchó después lo que hablaba sobre Sed y asintió para sí, era lo que creía, que estaba completamente enamorado de ella, si había pensado que era la criada y… Desde luego que pensaba más allá de poderes, de títulos. No creía lo mismo sobre su primo, pero era mejor no decir nada, seguramente se estaba confundiendo, no entendía bien el idioma todavía… quizá. Bueno, quizá era mejor no abrir la bocaza cuando los asuntos podían ir en direcciones contrarias a lo que quizá terminara pasando.

”Entonces… confía en él, hablad las cosas y seguramente terminará yendo todo bien. Muchas veces el amor más profundo es precisamente el que más problemas tiene que superar, pero cada problema que supera hace que el amor aumente en intensidad.

Después la preguntó por su vida y la miró por un instante, pensativa, mordisqueándose suavemente el labio inferior. Terminó por sentarse descalza sobre la cama, jugando ligeramente con el borde del vestido como si de esa manera pudiera centrar sus ideas, ordenarlas.

”Mi vida era bastante normal, la verdad es que no me puedo quejar porque tenía una buena posición. Antes de que el Romano llegara, me encontraba ayudando en la educación de las nuevas sacerdotisas y además el Druida de nuestra comunidad, aquel que educaba al resto de muchachos, me había tomado bajo su mando, decía que tenía una buena intuición y que sabía mucho de plantas.” el tono era suave, mientras la miraba.” El único problema es que no conocía a mis padres, en realidad, solo sabía quiénes eran, pero desde muy pequeña entré a formar parte del grupo sacerdotal y me alejé del mundo más mundano.

Sonrió con gravedad mientras la mirada, encogiéndose suavemente de hombros. Quizá sonara extraño, raro, o quizá fuera similar a lo que sucedía en esas tierras con aquellas que los dioses reclamaban para si.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: En la habitación de la reina ((privado con Siobhane))   

Volver arriba Ir abajo
 
En la habitación de la reina ((privado con Siobhane))
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Desquiciado con la reina de los cielos
» Apertura de tienda de hoby en Talavera de la Reina
» ...Ayuda con la Hormiga Reina...
» Llegada Al digimundo(Privado-Rena-yusuke)
» Alaben a la Reina, su perdición esta cerca

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Mare Nostrum :: Egipto :: Palacios-
Cambiar a: